PLANT13

Agotado


SANDIA AUGUSTA

0,00€

Más

Augusta destaca por su alta producción con frutos de alta calidad y gran calibre con clara orientación para el mercado domestico.
Variedad de sandia con semillas (pequeñas y marrones) de precocidad media, indicada para aire libre y que alcanza unas grandes producciones, gracias en parte, al alto cuajado de frutos y también a los calibres que presentan.
Frutos de gran calibre, por encima de 8-9 kg y redondos. Color externo de la piel verde oscuro brillante y venas ligeramente marcadas en la superficie, presentando un buen comportamiento respecto al manchado solar. Carne crujiente y de color rojo intenso.

SANDIA (Citrullus lanatus)

CULTIVO

-CLIMA

Clima calido, entre 25º-30º, una fruta de verano, a temperaturas inferiores a los 15º se detiene el crecimiento, de ahí que cuando se siembran en primavera se haga protegiéndolas con plástico en zonas donde pueden abajar la temperatura. No es recomendable que se cultiven en zonas donde la variación de temperatura entre la noche y el días sea grande. Debido a estas exigencias con la temperatura hace que para que se puedan cultivar en ciertas zonas, sean injertadas en calabaza.

-PREPARACION DEL SUELO

El suelo debe de ser blando y bien estercolado, Lo prepararemos en otoño, además lo intentaremos enriquecer con materia al ser posible orgánica. El estercolado previo a la plantación (puede ser estiércol animal de vaca, oveja, caballo..., compost, mantillo, etc.);

-SIEMBRA:

A principios de primavera, y zonas de plana luz solar, lo haremos en hileras o lomos y con una distancia minima entre unas y otras de 1,5m, ya que es una planta rastrera, y si la temperatura no nos acompaña pues lo haremos cubriéndolas con plástico con pequeños arquillos y sosteniendo dicho plástico con la tierra de nuestro terreno.

Si sembramos en tiesto, cuanto más grande mejor, siendo aconsejable las jardinera de gran tamaño. Por supuesto,  dentro de las limitaciones de espacio, intentar que sea lo más grande posible.

De forma general, una buena maceta para cultivar una planta de tomates es la que tiene una profundidad de unos 45 cm, si ya la hemos usado antes es conveniente que la lavemos bien antes, así evitaremos problemas de contagio, y si es nueva exactamente lo mismo, así evitaremos la intoxicación por químicos. Y como siempre miremos por nuestro planeta y colocaremos un plato para recoger el agua que saldrá del drenaje, esta maceta debe tener unos agujeros en la parte inferior para un buen drenaje (que pierda poco a poco el agua) y así evitar problemas por encharcamientos (como enfermedades o problemas en las raíces para crecer).

El sustrato puede ser una mezcla compuesta por un 60% de fibra de coco y un 40% de humus de lombriz. O bien sustituiremos el humus de lombriz por compost. Humedecer bien y rellenar el contenedor.

-RIEGO:

Aunque para nada es exigente con el agua, crece mejor con agua, por lo tanto y más si hemos sembrado en jardineras, de regar cada 4 dias, aunque el mejor indicador es de tu observación y regar cuando veas que la planta empieza a pedírtelo. También hay quien te aconseja que una semana antes de tu recolección no se debe regar, para que se pongan más dulces, lo cual bajo nuestro punto de vista debería de suspenderse cuando veamos el primer síntoma de planta marchita.

-ABONADO

Si optas por abonar tus plantas, recuerda lo antes mencionado con el agua “TAMAÑO JUSTO Y SABOR INTENSO”. Puedes optar por realizar un abonado artificial o un abonado natural; los utilizaremos hasta cuando empiecen a aparecer los diminutos frutos, y si es el artificial utilizaremos uno rico en potasio (K), o un fertilizante compuesto N-P-K y lo utilizaremos semanalmente junto con el agua. Si optamos por un fertilizante natural, podemos usar el estiércol granulado de oveja, aunque si previamente hemos preparado el suelo como anteriormente hemos citado en el apartado de preparación del terreno, el abonado no será imprescindible.

- ALMOHADILLAR

Consiste en tapar los frutos con pasto o sus propias hojas para que el fuerte sol no los queme.

-RECOLECCION

La duración media para la recolección es de unas 14 semanas, dependiendo de si nos ha acompañado el tiempo, indicadores de su madurez son golpear la sandia con los dedos y que suena hueca, con un sonido sordo, además de mirar que la parte de la sandía que descansa (llamado “la cama” de la sandía) en el suelo haya pasado de blanco a  amarillo.

Otro factor determinantes de su madurez se pueden observar en el zarcillo rizado del tallo está seco.

PLAGAS

-Araña roja

-Mosca blanca

-Pulgon

-Trips

-Minador

-Oruga

-Nematodos

ENFERMEDADES

-Cenizo u Oidio de las curcubitaceas

-Vasculares

-Chancro del tallo

-Virus

Productos relacionados

NOVEDADES

Últimas noticias